Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 2 de diciembre de 2013

Todos podemos ser millonarios

La sabiduría de hace 8000 años sigue siendo válida hoy en día. Acabo de leer un clásico llamado “El Hombre Más Rico de Babilonia” que se escribió en la década de 1920. La respuesta luego de leer éste artículo sólo la vas a encontrar tú. Como dijo Henry Ford:

Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, también tienes razón.

Se trata de un pequeño libro que es de una lectura fácil y rápida. El tema principal del libro es “Las siete curas para un bolsillo vacío”. Dado que millones de personas están luchando con este mismo problema hoy en día, todavía es un libro oportuno.

El hombre más rico de Babilonia, explica los fundamentos del dinero y revela el secreto de la riqueza personal a través de historias y parábolas de Babilonia. Habla de los secretos, no sólo de la adquisición de dinero, sino de conservar su dinero y hacer que trabaje para usted. También se ocupa de la “buena suerte” la cual es casi siempre precedida por una “oportunidad”, y que si actuamos de inmediato en la oportunidad, llega a nosotros la buena fortuna o “buena suerte”.

Gracias a este excelente libro podemos tomar hoy en día las "Las siete curas para un bolsillo vacío":

La primera cura es: “Págate primero a ti mismo”

Ahorre 10 % de todo lo que gana. Este dinero es la parte de sus ingresos que usted va a invertir.

La segunda cura es: “Toma el control de tus gastos”

Mucha gente pregunta cómo pueden ahorrar 10% de todo lo que hacen, si no pueden cubrir sus gastos día a día. El consejo dado en este libro es el mismo consejo que cualquier asesor financiero le pondría dar el día de hoy. Y es que, mantenga sus gastos bajos hasta que haya un “presupuesto equilibrado”, a pesar del dolor.

La Tercera Cura es. “Haz que tu oro se multiplique”

Este principio señala que se debe invertir de forma inteligente para hacer crecer su dinero. Una vez que se disciplina para ahorrar 10% de todo lo que gana y tiene sus gastos en línea, entonces es vital comenzar a invertir el dinero para que trabaje para usted y para crecer. Hace miles de años, los babilonios entendieron “el poder del interés compuesto”. Mientras que lo describen de otra manera, el principio sigue siendo el mismo.

La Cuarta Cura es: “Guarda tus tesoros de la pérdida”

La base de este principio se podría comparar a lo que llamamos “si parece demasiado bueno para ser verdad probablemente lo sea”. Se nos recuerda que no debemos ser tentados por las oportunidades que parecen ser un atajo hacia la riqueza, a invertir sólo en nuestro principio, en el que podemos recuperar nuestro dinero si queremos, y donde haremos un buen rendimiento.

La Quinta Cura. “Haz de tu vivienda una inversión rentable”

Hacer una inversión rentable en vivienda no necesariamente significa comprar una casa. Dependiendo de tu situación, tu capacidad de pago y otros factores puede ser mejor alquilar una casa y no comprarla.

La Sexta Cura: “Asegurar un ingreso futuro”

Este principio se trata de hacer los preparativos para cuando ya no son jóvenes (de jubilación) y es posible que usted ya no esté con su familia, si usted muere. La inversión en bienes raíces como un medio para proporcionar ingresos en el futuro es una idea recomendada. Esto aseguraría que habría un “tesoro” para su vejez y para la protección de su familia, no importa cuán próspero sea su negocio o su inversión. “La acumulación de riqueza en el sector inmobiliario es, además de otros ingresos una de las más firmes inversiones”.

La Séptima Cura: “Aumenta tu capacidad de Generar ingreso”

El principio de la séptima y última se refiere a la idea de que todos necesitamos aumentar nuestra capacidad para ganar dinero. El libro afirma que cualquier logro anterior es producto de deseos que son fuertes y definidos. Además de los fuertes deseos, debe tener un plan que sea fácil de ejecutar. Su plan no puede estar más allá de la formación de un hombre o ser tan complicado que le lleve directo a la derrota.

El valor de la educación adicional, también se trata en el libro, así como el valor de una buena ética de trabajo. Dentro de las curas para un bolsillo vacío se destaca que: la riqueza se acumula primero en pequeñas cantidades, a continuación, con los años se hace más grande, en la misma medida como el hombre aprende y se hace más capaz. Incluso hace 8000 años, entendieron que “cuanto más sabes, más puedes ganar”.

Ningún libro sobre el dinero estaría completo sin tocar el tema de la deuda. El hombre más rico de Babilonia habla sobre la deuda y los efectos negativos que tiene en su vida, así como los principios para salir de la deuda.

Los principios de la buena administración del dinero son más o menos los mismos hoy como lo fueron hace 8000 años.

Mi respuesta a la pregunta ¿Todos podemos ser Millonarios? es que:

“Si usted tiene un gran deseo de riqueza y aprovecha las oportunidades al alcance de todos, cualquiera puede hacerse rico.”

Fuente: Plan Emprendedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada