Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

jueves, 5 de diciembre de 2013

Mejorando tu capacidad para resolver problemas

Concéntrate en la solución y no en el problema
 Los neuro-científicos han demostrado que el cerebro no puede encontrar soluciones si esta concentrado en el problema. Esto es porque cuando te centras en el problema estás efectivamente alimentando “negatividad” que a su vez activa las emociones negativas en el cerebro. Estas emociones bloquean todas las posibles soluciones. No estoy diciendo en ningún momento que debes “pasar por alto el problema” en su lugar trata de mantener la calma. Esto ayudara a que entiendas primero el problema y luego a mover tu foco a una mentalidad orientada a las soluciones donde encontraras las “respuestas” de lo que buscas en lugar de quedarte pensando en “lo que salió mal” y en “de quién es la culpa”.

Ten una mente abierta
Trata de considerar “todas las posibles soluciones” aunque parezcan ridículas al principio. Es importante que mantengas una mente abierta para así impulsar el pensamiento creativo con el cual podrás desencadenar posibles soluciones. Cualquier persona que venga de la industria de la publicidad corporativa te dirá que “Ninguna idea es una mala idea” y ese pensamiento creativo realmente te ayudara a tener una lluvia de ideas y en otras técnicas de resolución de problemas. A menudo las ideas locas desencadenan otras soluciones más viables.

Ve los problemas de forma neutral
No tengas “miedo” a los problemas. Si lo piensas bien ¿Qué es un problema? Eso es sólo un asunto determinado sobre tu situación actual. Todo lo que el problema te está diciendo es que algo no está funcionando y que es necesario que encuentres una forma de arreglarlo. Así que trata de abordar los problemas de forma neutral – sin ningún juicio. Si te quedas atrapado en la etiqueta “problema” esto puede desencadenar una serie de pensamientos negativos y un bloqueo de las posibles soluciones que puedas conseguir.

Piensa de forma horizontal
Cambia la “dirección” de tus pensamientos pensando lateralmente. Presta atención al siguiente acertijo: “Una persona yace muerta en un campo, a su lado hay un paquete sin abrir y no hay nadie más en el campo. Conforme se acercaba la persona al lugar donde se le encontró muerta, sabía que irremediablemente moriría. ¿Cómo murió?” Trata de conseguir la respuesta cambiando tu enfoque y mirando las cosas de una nueva manera. Trata de moverte alrededor de tu objetivo y busca una solución desde el polo opuesto. Incluso aunque te sientas tonto, un enfoque fresco y único suele estimular una solución nueva.

Usa el lenguaje para crear la posibilidad
Lleva a tu pensamiento frases como “y si…” o “imagina si…” Estos términos abren nuestros cerebros para pensar de forma creativa y fomentar soluciones. Evita el lenguaje cerrado y negativo tal como “yo no creo que…” o “Esto no está bien pero…”.
 
Simplifica las cosas
 
Como seres humanos tenemos una tendencia a hacer las cosas más complicadas de lo que necesitan ser. Trata de simplificar el problema generalizando la misma. Retira todos los detalles y vuelve a lo básico. Trata de buscar un proceso más sencillo, la solución obvia. A menudo las cosas simples son las más productivas.

Fuente: El Mundo de los Negocios.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada