Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 30 de diciembre de 2013

Hacia dónde vamos?

Las empresa y la gente que hoy no viven el futuro, …mañana vivirá en el pasado.


La complejidad y las turbulencias del entorno actual han llevado a la gente, las empresas y a sus lideres a reflexionar profundamente sobre nuevos modelos de gestión que permitan configurarse y adaptarse a las nuevas exigencias de la nueva economía, la necesidad de reinventarse y de hacerse más competitiva, productiva, constituye hoy en día el gran reto para la empresas y su gente.

Las implicaciones de estas transformaciones profundas son producto de la propia dinámica de los cambios que experimenta el mundo de los negocios; el nuevo rol del trabajo, las innovaciones tecnológica, comunicacionales y organizacionales / empresariales en el siglo 21.

Pretender reinventar una organización/empresa y su gente es un proceso de reflexión, complejidad, planificación, inversión y estrategias que requiere de tiempo, deseo de la gente, adaptabilidad, flexibilidad e iniciativas para poder asumir esto riesgos que son propios de estos tiempos.

Es importante señalar, ante el surgimiento de nuevos paradigmas de gestión y del conocimiento que existen todavía gerentes, lideres, propietarios, accionistas aferrados al viejo esquema y prácticas de gestión que se pueden considerar desfasada ante la realidad que se vive hoy en día, esta parálisis paradigmática afecta la competitividad, la producción y a las personas además a la cultura y clima organizacional generándose un desequilibrio organizacional a lo interno, se esta produciendo resistencia a los cambios.

Todo este proceso de desequilibrio genera crisis e intoxica a la organización/empresa y su gente porque cuando estas buscan oxigenarse y dar respuesta a las exigencias del medio donde esta se desenvuelve, no lograr conseguir soluciones ni adaptaciones para salirse de esta situación en la cual se encuentra, generándose posibles perdidas, despidos y hasta su cierre parcial o total de la empresa.

La mayoría de los gerentes, líderes de las empresas han tomado conciencia de los cambios y las transformaciones, esto ha producido la aplicación de nuevos esquemas organizacionales más flexibles, dinámicos, cambiantes donde lo más importante es posicionarse en su segmento de mercado y dar la respuesta a los estándares que demanda los clientes.

Las empresas del siglo 21 se caracterizan por ser

· Lucrativas.
· Innovadoras, creativas.
· Flexibles, adaptativas
· Tiene Identidad organizacional.
· Conocen a los clientes y los mercados.
· Son estratégicas.
· Transforma a los talentos en capital humano
· Utilizan Tecnología y comunicación de punta
· Productivas y globalizadas.
· Competitiva.
· Trabajan con los estándares mundiales, nacionales y locales.
· Ecológicas.


Es importante resaltar que todos estos cambios filosóficos sobre las nuevas competencias y el nuevo rol del trabajo en la nueva economía, demandan a individuos con una serie de aptitudes muy puntuales, estos con el propósito de insertarse de forma efectiva y asertiva a todos estos procesos de cambios y transformación que experimenta el mundo de los Business knowledge, Knowledge Value, Business Innovation and Human capital.

Estos requerimientos que la nueva economía plantea que existe una nueva realineación en el pensamiento humano lo que ha desatado que la gente entienda que su crecimiento personal y desarrollo de proyecto de vida se sustente en la necesidad estratégica de entender que a través de la inversión en capacitación y el adiestramiento estos logren abrir nuevas oportunidades en este mercado tan competitivo y exigente donde el verdadero valor reside en el conocimiento, habilidades y experiencias.

A continuación se presentan algunas de las competencias que debe tener ese talento humano que busca incorporarse al nuevo mercado de trabajo en la nueva economía. La gente del siglo 21 se caracteriza por:


  • Autoaprendizaje
  • Experiencia
  • Trabajo en Equipo
  • Comunicación asertiva
  • Visión compartida
  • Sinergia y Empatía
  • Liderazgo
  • Negociador
  • Ético- Moral
  • Responsable
  • Innovador
  • Creativo
  • Facilitador de los Cambios
  • Planificador
  • Administrador
  • Delegar Funciones.

Para que toda esta competencia sea asertiva y productiva el líder debe tomarlas en cuenta y no saltarlas porque esto produciría un desequilibrio organizacional, afectado la cultura, el clima y por supuesto a las personas; es importante resaltar que todo esto dependerá de la responsabilidad para la cual se le selección.


Todas estas relaciones dialécticas basadas en una nueva forma paradigmática como el holistico configuracional permiten interpretar la realidad, de los negocios, las empresas y el nuevo rol del trabajo con una visión más compleja y transformadora.

Teniendo en cuenta que para logra un verdadero cambio y una transformación efectiva y productiva en las organizaciones/empresa y su gente se deben unificar los componentes tantos empresariales como la gente y todos los factores externos para conformar una empresa, ágil competitivo e inteligente .

Es importante resaltar que siglo 21, estará configurado por la triada información, conocimiento y aprendizaje, estás serán la base del éxito, para todos aquellos lideres y talento humano que decidan buscar oportunidades y riesgos en este mundo de competitividad, además de las interconexiones entre la filosofía del cambio de las personas y de las empresas inteligente.

En conclusión la construcción de todo este proceso se alineara con la sinergia y empatía de la cultura organizacional, estilo de gestión, organización del trabajo, la gente, inversión en capacitación, información, tecnología, infraestructura y el talento humano, todos estos componentes son imprescindible para rediseñar, crear y cristalizar a todas aquellas organizaciones/empresas que desean insertarse al mundo de las empresas inteligentes.


Fuente: Plan Emprendedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada