Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 14 de octubre de 2013

Agro y tecnología: Cosechando futuro

Aunque desde las grandes capitales el campo se vea como un remanso de paz, alejado del caos de la ciudad y el lugar perfecto para 'desconectarse', el sector agrícola es uno de los más tecnificados, o por lo menos con potencial para hacerlo.
En Colombia y otros países en vías de desarrollo se encuentran ejemplos de cómo gracias a la inclusión de tecnologías, no solo para la ejecución de procesos, sino para la gestión de la información y las comunicaciones, es posible impulsar el trabajo de los campesinos, generar redes y promover su producción a nivel mundial.

Las TIC y el agro se conectan en distintos proyectos, que pueden ir desde la circulación de información sobre precios y acceso a mercados, pasando por la administración de la eficiencia y sostenibilidad agrícola, hasta el empoderamiento político y el fortalecimiento del tejido social.

"Las TIC pueden contribuir para el logro del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio que es 'erradicar el hambre y la pobreza extremos' al elevar la renta económica de los pequeños productores agrícolas y al fortalecer el sector de la agricultura. En términos generales, las TIC contribuyen a un acceso mejorado a los precios, a los mercados y a la información referida a la producción", tal como lo señala la organización internacional
IICD (Gente – TIC – Desarrollo).

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), a través de la Unidad de Desarrollo Agrícola DDPE – CEPAL, ha identificado los
usos de TIC con impacto en la agricultura en los siguientes ámbitos:

· Tecnologías sistémicas/sociales: comunidades virtuales, monitoreo y alertas, gobierno electrónico, comercio electrónico, banca virtual

· Tecnologías facilitadoras: sistemas de información, pagos electrónicos, coordinación de cadenas de producción y distribución

· Tecnologías productivas: agricultura de precisión, riego de precisión, control de plagas y enfermedades, sistemas de administración agropecuaria

· Infraestructura: equipos, conexiones, software, sistemas geográficos, Internet

La integración de tecnología a la agricultura, ganadería, acuicultura y en general los procesos de explotación de los recursos naturales por parte de pequeños, medianos y grandes productores, tienen un impacto directo en la forma en que gestionan sus negocios, especialmente porque mejoran la capacidad de toma de decisiones informadas por parte de los campesinos, y además fortalecen su posición para negociar.

Del mismo modo, gracias a las TIC es posible desarrollar sistemas de producción y distribución más efectivos, especialmente los relacionados con sistemas de precisión (que permiten determinar exactamente de las cantidades necesarias de insumos, como agua o fertilizantes, para que un siembro sea productivo), que terminan por aumentar la producción, reduciendo los costos y el impacto ambiental.

Por supuesto, para llegar a un verdadero aprovechamiento de las posibilidades que abren las TIC para el campo es necesario adelantar procesos de sensibilización, alfabetización digital, generación de redes e impulso de iniciativas a través de ellas.

Como lo refiere IICD en su estudio "Las TIC para el sector agrícola"
, basado en el impacto y aprendizajes de los treinta y proyectos implementados en África y América Latina, "se requiere de un tiempo para que el desarrollo de las capacidades humanas, de las herramientas y del contenido comiencen a producir beneficios económicos para los usuarios finales. Un análisis de cuatro proyectos indica que luego de dos años los niveles de empoderamiento y el impacto económico logran crecer alrededor del 20%".
Fuente: Colombia Digital.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada