Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 23 de septiembre de 2013

La tarifa plana de 50 euros se amplía a todos los nuevos autónomos

El Congreso de los Diputados ha aprobado definitivamente la norma que apoya la creación de empresas en nuestro país, que recoge algunas modificaciones importantes en su tramitación parlamentaria. La denominada tarifa plana de 50 euros se ha ampliado a todos los nuevos emprendedores, independientemente de su edad. En un principio estuvo limitada a los menores de treinta años. Todos los emprendedores que inicien una nueva actividad pueden disfrutar de una cotización reducida de 50 euros, en lugar de los 250 euros que, como mínimo, tenían que hacer frente hasta ahora. La que fue una de las medidas más reinvicadas por los autónomos ya es una realidad.
 
En opinión de este colectivo se trata de un incentivo de justicia, ya que se adapta a la realidad económica de nuestro país, en la que la falta de crédito, el desempleo y la crisis afectan a todos los tramos de edad, no sólo a los menores de 30 años a los que en principio iba dirigida esta bonificación.
 
La Ley de Emprendedores, aprobada el pasado jueves en el Congreso, supone por éste y otros aspectos, como hacer frente al IVA cuando se cobre la factura –en vigor a partir de 2014–, un balón de oxígeno a los nuevos emprendedores. Estas ayudas eliminan el tope de edad a la hora de acceder a la bonificación del 80% en la cuota de autónomos a la Seguridad Social durante los seis primeros meses, y del 50% durante el siguiente semestre.
 
Los emprendedores aseguran que, aunque este incentivo ayuda en la fase de lanzamiento de un negocio, no es hasta el segundo año cuando una empresa comienza a consolidarse. Consideran por tanto, insuficientes los doce meses de deducción que contempla la Ley. Por ejemplo, Gerald Manau, fundador junto con Jordi Ferrer de Xopie –plataforma de creación de tiendas online para pymes–, no puede evitar mirar al exterior cuando se trata de poner en marcha un negocio: "en Reino Unido no hay que pagar impuestos hasta que la empresa no ha alcanzado un determinado volumen de facturación". En concreto, no hay que cobrar IVA hasta que los ingresos superen las 77.000 libras anuales. Por esta razón, aunque valora la bonificación que contempla la norma, no cree que sea suficiente, "sobre todo teniendo en cuenta que el segundo año también es crítico en la fase de lanzamiento de un negocio". Pero este no es el único asunto que echan en falta los emprendedores. La mayoría demanda más facilidades para acceder a financiación y mayores incentivos para los inversores privados.
 
Andrés Romerales, creador de MyValue –servicio online que permite la gestión de finanzas personales–, señala que las deducciones que contempla la Ley para business angel –20% para los particulares que aporten capital semilla a una empresa de nueva creación– se queda a medio camino: "muchos inversores prefieren otras opciones para asegurar un retorno de su desembolso". Por su parte, Gonzalo de Ulloa, creador junto con Pablo Casado de U&Law –asesor de negocios online–, opina que, además, "no se ha regulado el tema de las stock options como reclamo para atraer el talento en las fases iniciales de una empresa, un momento en el que hacen falta más recursos. La norma debería haber sido más ambiciosa". Las novedades de la norma final La ampliación a todos los nuevos autónomos, al margen de la edad que tengan, de la tarifa plana de 50 euros, fue una de las primeras enmiendas a la Ley de Emprendedores, cuyo Anteproyecto se presentó el pasado mes de junio. Esta medida llegó para solventar una demanda de muchos emprendedores que consideraban que no deberían acotarse las ayudas a una determinada edad. De esta manera, en el inicio de la actividad empresarial todos los nuevos empresarios podrán disfrutar de una cotización reducida de 50 euros en lugar de los 250 a los que tenían que hacer frente hasta ahora, como mínimo. En el trámite parlamentario de esta Ley, la Cámara Baja además ha dado el visto bueno a las modificaciones de la semana pasada en el Senado, después de debatir los seis vetos presentados por la oposición y más de 400 enmiendas parciales de los diferentes grupos parlamentarios. 
 
 El Grupo Popular pactó tres cambios con la oposición, de tal manera que el nuevo criterio de caja establecido para el IVA a partir del próximo 1 de enero se recoja también en el marco del régimen económico fiscal de Canarias y se pueda aplicar al Impuesto General Indirecto Canario.
 
Se modifica la Ley Concursal para rebajar del 67% al 55% el importe del pasivo titularidad de las entidades financieras suscrito por acreedores necesario para que el acuerdo de refinanciación pueda homologarse judicialmente. 
 
 El texto también ha incorporado tres propuestas del Grupo Popular en el Senado, de tal manera que se reduce de 15 a 10 millones el capital social mínimo de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). También se les exige unos recursos propios computables no inferiores a 15 millones de euros, calculados de acuerdo con la definición que fije el Banco de España.
 
Tras pactar con la oposición, se ha ampliado el plazo para la entrada en vigor de esta medida de seis a nueve meses a partir de la publicación en el BOE.

Fuente: Expansión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada