Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

jueves, 16 de mayo de 2013

Estrategias financieras para emprendedores en tiempos de crisis

En tiempos de crisis una de las cosas más importantes para sobrevivir es aprender a aplicar correctamente los mecanismos de la economía financiera más básica. Para determinar el estado financiero de una entidad, una herramienta muy útil es utilizar un balance financiero, mediante el cual podremos averiguar tanto su balance de gastos como su balance de ingresos.

Estos balances en tiempo de crisis suelen ser negativos, ya que por lo general, se está gastando más dinero del que se ingresa y además nos queda menos presupuesto para el desarrollo de futuros proyectos. Cabe destacar que la crisis económica, a diferencia de lo que se comenta por ahí, está basada en un problema de ingresos y no de gastos.

Esto está afectando a muchas entidades que no les queda otra opción que reducir su actividad por falta de capital o lo que es peor, recurrir a medidas de recortes que a la larga no les benefician para nada. A menudo, muchas entidades recurren a esta medida para intentar racionalizar el dinero, pero no se dan cuenta de que los gastos siguen siendo los mismos y que llega un momento en que no pueden asumirlos.

Así es como acaban suspendiéndose muchos de los nuevos proyectos que se ponen en marcha y que finalmente se quedan a medias por falta de presupuesto. Por tanto, aunque dada la situación actual esté complicada, una vez que hayamos detectado el problema de ingresos, hay que tratar de no hacer recortes directos sobre el presupuesto disponible. Unos recortes excesivos pueden convertirse en una solución para hoy y en un problema para mañana.
 
Ya que no nos va a quedar otro remedio que convivir con la crisis unos años más, tenemos que concienciarnos y enfocarnos en paliar al máximo dentro de nuestras posibilidades los efectos de la crisis. Por el momento estamos de acuerdo en que racionalizar los gastos y procurar invertir para fomentar políticas de eficiencia son dos pilares importantes a tener en cuenta.
 
Así que a continuación voy a tratar de dar unas pautas para saber cómo analizar el problema, así como dar las soluciones correspondientes para tratarlo. Presta atención a los siguientes pasos a seguir:

1º. En primer lugar como dije al principio hay que hacer un balance financiero para detectar la pérdida de ingresos. Este balance deberá ser anual y habrá que tener en cuenta tanto el último realizado cómo el de los cinco años atrás cómo mínimo para determinar de una forma mucho más clara una progresión. Con los balances en la mano, deberemos calcular los porcentajes de al menos los diez ingresos más fuertes en cada año.

 2º En este paso tendremos que comparar los datos de cada año para detectar las caídas de los ingresos más relevantes. Así es como podremos averiguar donde se encuentra realmente el problema.

3º Detectado el problema es el momento de buscar soluciones. Para ello se pueden recurrir a muchas estrategias para sustituir las pérdidas. Sólo hay que pensar un poco y encontraremos la manera más adecuada para conseguirlo.

4º Mientras solventamos la problemática de la pérdida de ingresos, algo que está en mente de todos es buscar una forma de obtener más ingresos. Para esto no hay una solución única, dependiendo del ámbito y el tipo de actividad puede haber múltiples opciones. Aun así, unos factores o aspectos que pueden sernos de gran ayuda para encontrar la mejor solución son los siguientes: la creatividad, la visión de futuro y la capacidad para aplicar nuevos conocimientos.

5ª Por último me gustaría dar una recomendación, invertir una pequeña parte del presupuesto en I+D. Invertir en nuevas ideas es siempre algo positivo para cualquier entidad. Además, la proporción a invertir nunca va a suponer más del 1% de los ingresos, lo cual es un gasto insignificante.
Toda esta parte está enfocada para quienes ya tienen una empresa y buscan sobrellevar lo mejor posible la situación de crisis actual. Ahora, que presten atención los que desean emprender un negocio propio a los siguientes consejos:

1ª Hay que tener claro cómo administrar el capital. Sobre todo en los primeros años habrá que tomar muchas decisiones y exponerse a riesgos financieros. Lo más importante será plantearse una estrategia financiera acorde a los objetivos que hemos fijado para la empresa. Por supuesto, que sea sostenible desde el primer día.
     
2ª Toda estrategia tiene sus riesgos pero a veces compensa arriesgarse para cumplir los propósitos. Cómo se suele decir, quien no arriesga no gana.
 
3ª En cuanto a las decisiones toma sólo aquellas que sean necesarias para que el negocio continúe creciendo.

4ª Por último, no te olvides de los siguientes conceptos: rendimiento, productividad y eficiencia. Sí los planteas y desarrollas correctamente seguramente te augure un buen futuro.
 
Fuente: Eureka Startup.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada