Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

viernes, 12 de abril de 2013

Conozca algunos principios elementales de la persuasión

Los más influyentes líderes políticos, empresariales y sociales utilizan innumerables técnicas para persuadir a los demás. ¿Cómo logran hacerlo?, ¿de qué manera aprovechan sus habilidades? Forbes responde a estas preguntas mediante un listado de algunas reglas elementales de persuasión.
Para aprovechar correctamente los siguientes principios elementales, cabe recordar que persuadir no equivale a manipular. La manipulación significa ejercer coerción para forzar la conducta de los demás en beneficio de quien la lidera.
El poder de persuasión debe estar acompañado de un comportamiento flexible, de la capacidad de transferir energía y mantener la calma en situaciones de conflicto, además de una comunicación eficaz, y por supuesto, una adecuada preparación profesional.
Todos podemos ser persuadidos
Todas las personas pueden ser persuadidas, en el momento y contexto adecuados, aunque no necesariamente en el corto plazo. Es por ello que las campañas políticas concentran su tiempo y dinero -especialmente- en el grupo de votantes indecisos. El primer paso de la persuasión es identificar aquellas personas que -en un momento dado- son persuadidas en lo relativo su punto de vista, enfoque su energía en ellas.
El contexto y tiempo
Los bloques de construcción básicos para la persuasión dependen del contexto y el momento. El primero de ellos crea un estándar en torno a lo que es aceptable, mientras que el segundo dicta lo que se quiere de los demás y de la vida.
Interés en convencer
No se puede convencer a alguien que no está interesado en lo que usted está diciendo. El primer arte de la persuasión es aprender a hablar constantemente con las personas sobre ellas mismas, y si lo hace entonces usted tendrá todo su atención.
Necesaria reciprocidad
Cuando alguien haga algo por usted, siéntase en la obligación de hacer algo por esa persona. Es parte de nuestro ADN evolutivo para ayudarnos mutuamente a sobrevivir como especie. Al proporcionar pequeños gestos de consideración a los demás, se puede pedir más a cambio.
Ser persistente
La persona dispuesta a mantener el rumbo en función a sus pretensiones, deseos y objetivos, sin perder valor, es -en definitiva- la más persuasiva. Son varios personajes históricos los que han sido persistentes en sus esfuerzos y mensaje.
Abraham Lincoln perdió a su madre, tres hijos, una hermana, a su novia, fracasó en los negocios y perdió ocho elecciones antes de ser elegido presidente de los Estados Unidos.
Felicite con sinceridad
Una felicitación afecta positivamente a las personas, ellas están más dispuestas a confiar en alguien que genera buenas sensaciones.
Cuente con suficientes razones para felicitar a alguien, así lo hará sinceramente.
Establezca expectativas
La persuasión también se basa en la gestión de las expectativas del otro. Por ejemplo, el director ejecutivo que promete un aumento del 20% en ventas y entrega un incremento del 30% es recompensado. Es decir, sobrepasar las expectativas de quienes lo rodean potenciará su poder de persuasión.
No asuma
Siempre ofrezca valor a los demás, no asuma lo que ellos necesitan. No dé por sentado lo que otros quieren o no quieren, ofrezca lo que se puede brindar.
Cree urgencia
Usted tiene que ser capaz de inculcar un sentido de urgencia en que la gente quiera actuar de inmediato. Si no está lo suficientemente motivado para querer algo en este momento, es poco probable que encuentre la motivación en el futuro. Trate de convencer en el presente a la gente sobre la necesidad de actuar de inmediato.
Diga la verdad
A veces la manera más efectiva para persuadir a alguien es diciéndole las cosas que nadie más está dispuesto a decir. Poner la dura verdad sobre la mesa contribuirá, con el tiempo, a incrementar su poder de persuasión.
Fuente: Gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada