Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

jueves, 14 de marzo de 2013

¿Por qué me va tremendamente bien?

Parecería una chulería empezar así y perdón por aquellos que no tienen esa suerte. Cuando a un emprendedor le va bien, se tiene que esconder, no vaya a ser que no se sienta comprendido y sea vapuleado socialmente. Y esto hay que cambiarlo. Tenemos que conseguir que en este país los famosos y protagonistas de nuestra sociedad no sean los de Gran Hermano o Hermano mayor (ahora va de hermanos…). Son los emprendedores los que deberían copar las páginas económicas, desplazando a empresas rancias y obsoletas como son las que cotizan en nuestro IBEX y Bolsa en general.

Deciros que a nosotros nos va estupendamente bien (voy a tocar madera, no vaya a ser que alguno nos eche mal de ojo o brujería). El pasado mes de febrero hicimos record de ventas. Hemos sabido interpretar la coyuntura y nuevamente se nos presenta un año lleno de oportunidades. He aquí nuestro trucos:

Somos optimistas
Nos hemos alejado de los negativos y pesimistas. Hemos aprendido a leer los datos y noticias y a seleccionar nuestras fuentes de información e inspiración. Haz lo propio y huye de aquellos que solo ven amenazas y disponen de un carácter rancio y mezquino. No avanzan y no dejan progresar a los demás con su comportamiento. Cuanto más lejos de ellos mejor. Y si los tienes en tu equipo, ¡échalos! Además se ha demostrado científicamente que vivirás más años.

Actitud
Disponemos de una actitud que nos caracteriza por creer en lo que hacemos, en trabajar y en enamorar a nuestros clientes con nuestro mensaje de optimismo y buen servicio. Hemos apostado por la calidad versus los low cost y los clientes nos han sido fieles. Se han convertido en nuestros prescriptores y nos recomiendan. Crecemos e invertimos en ser mejores cada día más, con formación, convicción y carácter emprendedor.

Somos comerciales
Nos gusta ir a buscar nuevo negocio. Es como una obsesión y lo tenemos interiorizado en nuestro comportamiento. No hay excusas y nos alejamos de la autocomplacencia. Queremos crecer y aconpañar a nuestros clientes en su éxito.

Todos podemos aprovechar las enormes oportunidades que se están dando en el mercado. Todos tenemos nuestro sitio si hacemos bien las cosas. Espabila, sé optimista, ten buena actitud y sé comercial. Y los éxitos llegarán. Y si necesitas ayuda, busca un conferenciante que te hable de estos temas.

Fuente: El Economista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada