Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

martes, 26 de marzo de 2013

'La crisis puede acercarnos a la felicidad'

"Con la que está cayendo… date con un canto en los dientes". Los obstáculos provocados por la crisis pueden acabar por instalarse en nuestras mentes. Frases como estas, repetidas hasta la saciedad, podrían servir como aviso: nuestros límites no sólo proceden de las circunstancias externas.
"En occidente buscamos la solución en el exterior cuando, la mayoría de las veces, está en nuestro interior ", sostiene el experto en desarrollo personal Laurent Gounelle. A través de su nuevo libro 'Te llevaré a un lugar donde todo es posible', el psicólogo francés pretende llevar al lector precisamente allí: "al interior de cada uno de nosotros". No es un libro de autoayuda habitual. El autor, mediante una historia, realiza una dura crítica a la sociedad occidental.
"Este sistema nos hace creer que no somos completos. Su principal error está en su base: se establece en función de la economía. Su obsesión es que consumamos. Para ello, nos crea necesidades que realmente no lo son", denuncia Gounelle. El efecto llegaría a nuestra mente creando una sensación de insatisfacción constante: "Siempre tenemos la sensación de no estar llenos. Olvidamos que el ser humano es completo por sí mismo y no necesita muchas más cosas".
¿Cómo conseguirlo?
Para Gounelle, la felicidad depende del lugar donde ponemos nuestra atención. "Si nos fijamos cada mañana en la crisis y en aquello que no tenemos, acentuamos el problema, y nos marcamos límites preestablecidos", argumenta. Propone buscar 15 minutos de soledad diarios para preguntarnos qué buscamos nosotros. Pero sólo nosotros: "Hay que escucharse a uno mismo y no tomar decisiones dependiendo del exterior, ni de sus expectativas".
Aunque es francés, conoce bien unas declaraciones de José Ignacio Wert con las que ejemplifica su teoría. "Estudiar una carrera en función de sus salidas, como dijo el ministro español, puede desembocar en una sociedad frustrada", critica.
Su pausado tono de voz y la paz transmitida a través de sus ojos permiten intuir que ya se encuentra donde pretende llevarnos. "Perdí mi empleo, lo que desembocó en la que, en ese momento, veía como una de las peores épocas de mi vida. Esa situación provocó que me replantease todo", confiesa el experto en desarrollo personal. "Al final, esa etapa acabó por ser una de las mejores cosas que me han ocurrido. Si no, continuaría trabajando en algo que no me hacía feliz. Seguramente recibía señales y no las quería ver, no escuchaba lo que pensaba. La crisis fue lo que me dio la oportunidad de quitarme las 'orejeras' y ser realmente feliz".
Tomando su experiencia como ejemplo, anima a intentar 'aprovechar' la crisis actual para adentrarnos en nosotros mismos y descubrir nuestras verdaderas necesidades. "Esta crisis mundial podría llegar a cambiar los paradigmas de la sociedad", defiende. Sueña con el fin de la cultura de la posesión y el inicio de la cooperación. "Quizá las prácticas de consumo colaborativo, cada vez más extendidas por Europa, sean una señal del principio del cambio", afirma.
Laurent Gounelle no defiende la lucha contra el sistema. "Esa es una batalla perdida", sostiene. "Pero si buena parte de la sociedad cambiase, los gobiernos no podrían evitar la expansión de un nuevo modelo"
Fuente: El Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada