Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 18 de febrero de 2013

Para formar un emprendedor

Así se empieza. Es un anhelo que nuestros hijos reciban una formación de aquel que posea una familia constituida, unida y con valores. No entra en esta ecuación aquel que predica sin haber consolidado su núcleo familiar o aquel que solo ha generado destrucción. Nuestros hijos deben aprender de ciencias e innovación, conocimiento que debe ser impartido por aquel que, en su actitud investigadora, demuestra siempre los intentos constantes por desafiar los paradigmas existentes. No de aquel que repite el dogma sin cuestionarlo.
Queremos que sean entrenados para el éxito por aquel que lo ha logrado o que permanezca siempre en la lucha. No buscamos la cátedra del pesimista o del charlatán que no tiene logros que mostrar.
Deben recibir la sabiduría de aquellas personas que lograron su propia riqueza y que supieron conservarla y aprovecharla. Rechazamos la arenga del que odia al que triunfa o del que despilfarra.
Es fundamental que oigan a aquel que instruye una filosofía y valores, aquel que se valora a sí mismo, y que desestimen la ética del que demanda sacrificios y expone a los demás.
Que sean formados por alguien que les dice que las cosas las tienen que lograr ellos mismos por cuenta propia, y no por el que les hace creer que es el Estado el que debe o subsidiarlos siempre.
El mejor ejemplo lo siembra aquel que inspira y que llama a la acción. Estas son las bases para formar emprendedores.
Fuente: Perú21. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada