Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

miércoles, 6 de febrero de 2013

Las claves del éxito de los emprendedores chinos en España


Paseando por cualquier calle española podemos constatar que los empresarios chinos han tenido éxito. Culturalmente son muy distintos a los ciudadanos españoles, y como emprendedores tienen un estilo que difiere mucho del nuestro. Su principal característica es que son trabajadores incansables, y con los objetivos muy claros.

Por si fuera poco, estarían dispuestos a postergar la gratificación para alcanzar sus metas. Piensan a largo plazo, y son profundamente ahorradores. Por eso en sus comienzos están dispuestos a trabajar y vivir en condiciones muy precarias para poder sacar adelante sus negocios.

Durante esos primeros años se dedican casi exclusivamente a ahorrar, dejando en un segundo plano el ocio y la diversión. Además, cooperan entre ellos, y crean lazos de confianza que les permiten superar las situaciones más difíciles, como explica Negocios y Emprendimiento. Los compañeros también son una inversión a largo plazo.

A partir de esas premisas, los chinos siguen varios principios para montar sus empresas. Los siguientes:

1. Inversión inicial baja.
A la hora de elegir el local en el que establezcan su negocio el precio es vital. Que sea barato es la característica más importante, por encima de la ubicación.

2. Empezar cuanto antes.
No tienen miedo a enfrentarse a los problemas. Ahorran todo lo que les hace falta y en cuanto disponen del capital necesario comienzan en su negocio, sin darle tantas vueltas como se hace en la cultura occidental.

3. Abiertos al cambio
No tienen un gran aprecio por el negocio. Si no marcha bien lo cambian sin ningún problema. Tienen una gran capacidad de adaptarse a los cambios, a las nuevas tendencias o a cualquier novedad en el entorno.

4. Sin miedo a la competencia.
Los chinos no temen a los competidores, ya que creen que incluso favorece al negocio (como en el mercado de los bares). Cuando encuentran un nicho de mercado rentable todos se lanzan a él, favoreciendo tanto a su propio negocio como a los de al lado? al que muchas veces están vinculados por sus relaciones de confianza.

5. Ambición
Son empresarios con mucha ambición. Siempre están buscando la posibilidad de expandir su negocio.

6. Personal trabajador
Si es posible, prefieren trabajar con otros chinos, porque saben que comparten su cultura de eficiencia y sacrificio. Trabajan por objetivos, en lugar de por horas o por días.

7. Pagar impuestos.
Aunque la leyenda dice que no pagan impuestos, la realidad indica lo contrario. Les gusta ser tratados igual que al resto, y cumplen con las mismas normas que los habitantes del país en el que se instalan. Saben que la base de un negocio sostenible es la legalidad y la ética.

8. El cliente siempre tiene la razón
Hay que ofrecerle a los clientes todo lo que quieran. Por eso extienden los horarios todo lo posible (siempre dentro de la ley), para que los clientes sepan que pueden encontrarlos abiertos cuando quieran. Además, son amables y eficientes, aunque no te entiendan.

9. Apoyos entre ellos.
Los chinos tratan de evitar a los bancos y endeudarse lo máximo posible. Prefieren recurrir a familiares y amigos para evitar los intereses. Después, cuando la cosa vaya bien, otros compatriotas podrán recurrir a ellos.

10. Buscar nuevos mercados
El mercado no tiene límites. Siempre están atentos por si surgen nuevas oportunidades de negocio. Tampoco temen abandonar un mercado si lo ven saturado.

Fuente: Página web El Economista. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada