Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

miércoles, 30 de enero de 2013

Cómo utilizar Linkedin profesionalmente

Si alguien todavía no lo sabe, Linkedin es una red social basada en los perfiles profesionales, que cuenta actualmente con más de 160 millones de usuarios en todo el mundo. Es una de las primeras compañías de redes sociales ó 2.0 en salir a Bolsa, y probablemente, mientras llega Facebook, la OPV más exitosa en este campo sin ninguna duda. Es probable que quien lea esto ya tenga un perfil, más o menos cuidado y activo, en esta red. A mí, que soy declarado entusiasta de Linkedin para el ámbito profesional, me llama sin embargo la atención la cantidad de gente que me pregunta “para qué sirve” o “cómo utilizarla”. Pues bien, vamos a ver unos cuantos casos y usos que espero os ayuden a apalancaros (en el sentido financiero del término, multiplicar el alcance de una inversión) en Linkedin profesionalmente. 

Algunas preguntas 

Debes preguntarte por qué estás (o vas a estar) en Linkedin, qué uso darle y cuánto tiempo dedicarle, al menos en una primera fase. ¿Buscas trabajo? ¿Quieres conseguir ventas? ¿Reclutar personal? ¿Experimentar? Piénsalo antes de continuar y actúa en consecuencia. 

En relación con lo anterior: ¿cómo quieres que sea tu red? ¿Darás o estás dando de alta a toda la gente que te invita a conectar? ¿Utilizas algún criterio de decisión? ¿Das de alta a clientes, proveedores, amigos del colegio o del máster…? Igualmente ¿a quién invitas a conectar tú? ¿Invitas a conectar de forma activa o sólo recibes conexiones? Piénsalo. 

¿Conoces las capacidades de la plataforma? ¿Sabes lo que son los grupos, las actualizaciones de estado, las búsquedas? ¿Sabes que hay cuentas de pago (premium) con servicios extra? 

Recomendaciones generales 

Después de pensar en lo anterior, algunas recomendaciones universales que te propongo son: 

Planifica tu presencia en la red: te puede interesar tener muchos contactos, a los que no conozcas en la mayoría de los casos, para tener una agenda amplia, pero te consumirá más tiempo de gestión. También te puede interesar tener pocos, sólo gente a la que conozcas, o ceñirte a un área muy específica de actividad. En todo caso, sé coherente con el tipo de red que decidas construir alrededor de tu perfil. 

Completa y cuida tu perfil: Linkedin es un CV dinámico, que refleja tu situación profesional en detalle y donde es imposible mentir o exagerar sin que te descubran, ya que es cuasipúblico. Describir tu actividad profesional con todas tus capacidades, conocimientos y, en general, uso de todas las posibilidades que te da la plataforma es un proceso bastante más largo que el de cualquier otra red social. Sin embargo luego te bastará con un pequeño mantenimiento periódico para tenerlo en perfectas condiciones. 

Pon una buena foto, por favor: no, no vale una de carnet, ni la de la última boda a la que fuiste (¡la única foto que tienes de traje!). Necesitas un primer plano, con un fondo blanco o claro, con un atuendo formal pero adecuado a tu trabajo: si eres directivo no puede no ser de traje, si estás empezando tu vida profesional puede ser camisa con americana. Piensa que sólo se verá el cuello y quizá parte de los hombros. Por supuesto que sea actual, preferiblemente sonriendo, mejor de tres cuartos que de frente. Salvo que seas columnista de un periódico de tirada nacional, no pongas gestos de apoyar la cabeza en la mano o sujetarte las gafas. 

Piensa bien lo que escribes: sobre todo en los primeros elementos del perfil, donde se quedará la mayoría de la gente. Tienes unas pocas palabras para poner al lado de tu nombre en el resumen inicial, procura optimizarlas. Está muy bien poner tu puesto ahí, pero quizá puedas añadir algo más. ¿Qué tal si en vez de ” Juan del Hierro, Supervisor Comercial “, pusieras ” Juan del Hierro, Supervisor Comercial | Grandes Cuentas y Desarrollo de Negocio en bienes de equipo | ISO 9x certified “? 

Mejora tu CV: Linkedin te da la oportunidad de presentarte mucho mejor que lo que tenemos por costumbre en España, con un enfoque más anglosajón: pide y realiza recomendaciones a clientes, proveedores, jefes actuales o anteriores, compañeros, etc. Vincula la web de tu empresa. Lista tus certificaciones y aptitudes en las secciones correspondientes. Si has publicado papers o libros, o simplemente si tienes alguna presentación interesante que hayas realizado, puedes enlazar a ellas en tu perfil. Por supuesto idiomas,formación, etc. Todo tiene su lugar para presentarse de forma óptima. 

Incluye tus datos de contacto: no pongas una dirección de email que apenas usas, ten una activa y profesional. Pon tu número de teléfono y tu fecha de nacimiento, al fin y al cabo estás en una red social parafacilitar el contacto. En mi experiencia el nivel de contactos indeseados por email y teléfono via Linkedin es casi inexistente. 

Entra periódicamente a la red: por sus características, es fácil crear un día el perfil de Linkedin y no volver a entrar o hacerlo en periodos de meses. No hagas eso, entra al menos una vez a la semana y dedícale un mínimo tiempo a ver los mensajes, invitaciones a conectar, ajustes a tu perfil, etc. etc. Si le sacas partido a la plataforma, probablemente acabes entrando todos los días unos minutos nada más empezar a trabajar, incluso antes de mirar tu email. 

Cuando invites a conectar a alguien, tómate la molestia de ponerle un mensaje personalizado, no el que pone Linkedin por defecto. Le estás pidiendo a una persona que se incorpore a tu agenda de forma permanente, lo menos que puedes hacer es personalizar esa petición, máxime cuando la plataforma te limita a unas decenas de palabras. No le digas quién eres, ya lo verá en tu perfil – sólo explícale por qué crees que es buena idea que estéis en contacto, de dónde le conoces, etc. 

Envía un breve mensaje de agradecimiento a la persona que acepta conectar contigo, si quieres añadiendo información. Personalmente, envío un mensaje de “un placer” incluso a aquellos que me piden conectar, o un mensaje de “por favor, coméntame por qué quieres conectar conmigo” a los casos que no veo el motivo de la petición. La cortesía básica es un gran elemento a favor en el mundo de las redes sociales y sólo lleva un momento. 

Buscar trabajo 

Si estás en Linkedin para buscar trabajo, has llegado al sitio adecuado: millones de contactos en todo el mundo a un clic de tu ratón. Dependiendo de si es una búsqueda muy activa (estás desempleado) o si buscas nuevas oportunidades todavía dentro de tu trabajo actual, tendrás que matizar las siguientes recomendaciones: 

Contacta activamente: previa planificación, como hemos comentado antes, define un target de gente con quien quieres contactar para tu objetivo. ¿Sabes que puedes realizar búsquedas por tipo de empresa, tamaño, ubicación…? Utiliza las búsquedas para encontrar personas que crees que pueden aceptar tu invitación a conectar, y empieza a enviarlas. ¡No olvides personalizarlas! 

Contacta con headhunters/miembros de dptos. de RRHH: búscalos e invita a conectar; la inmensa mayoría aceptarán sin dudarlo. Una vez conectados envíales un mensaje explicando tu situación. 

Utiliza los grupos: son un punto de encuentro para cientos o miles de profesionales, donde puedes ganara una enorme visibilidad. Incorpórate a dos tipos de grupos: los relacionados con tu actividad profesional y con tus aficiones. A veces saldrá un contacto para lo primero de lo segundo. En los grupos, sé activo, empieza respondiendo a debates que veas interesantes y luego crea los tuyos propios. Si avanzas, ofrécete a ayudar al propietario del grupo con la administración (si eres moderador podrás aportar a la calidad del grupo retirando contenidos inadecuados o moviéndolos a otras zonas, por ejemplo). 

Sigue empresas: en Linkedin no hay sólo páginas de individuos, sino también de empresas. Selecciona a las de tu sector, especialmente a aquellas en las que te gustaría trabajar, y utilizar la opción “Seguir empresa”. 

Consulta los empleos de las empresas que sigues: hay millones de ofertas publicadas en Linkedin, muchas en exclusiva en la plataforma. Cuando reclutamos en Linkedin las empresas sabemos que esa persona tiene ciertas capacidades informáticas, dinamismo, disposición… el medio y el canal pueden ser la gran diferencia para un candidato. 

Conoce cómo funciona la selección de personal: ¿sabes lo que es la búsqueda booleana? . El rol de los departamentos de RRHH y headhunters ha cambiado radicalmente en los últimos tres años; las cosas no funcionan como crees, y la base de datos de Linkedin es ahora esencial en infinidad de procesos. El CV en papel ha muerto ¡adáptate! 

Haz sesiones largas de Linkedin: si estás buscando trabajo activamente, dedícale un fin de semana veinte horas a planificar, realizar contactos, comunicarte con ellos y presentarte a procesos de selección sin salir de Linkedin. No te extrañes si en una semana tienes ofertas. El trabajo realizado en Linkedin es totalmente incremental, no picotees sesiones cortas, de vez en cuando, “a ver qué hay”: invierte en grandes sesiones y te asombrarás de los resultados. 

Mejorar mi perfil profesional 

Maximiza tu perfil: Linkedin te permite hacer un perfil mucho más amplio y detallado que un CV tradicional. Prepara una sesión larga de trabajo con la plataforma e incluye toda tu formación y carrera profesional. Procura utilizar “bullets” para facilitar la lectura. En cada puesto haz un breve resumen de tres líneas y luego detállalo si quieres: tu objetivo es facilitar la valoración de quien está mirando tu perfil. 

Haz tu perfil en varios idiomas: si tienes capacidad, interés y tiempo, el trabajo de mantenimiento será doble, pero con tu perfil en español e inglés multiplicarás tu visibilidad por 10. 

Aprovecha las apps de Linkedin: puedes vincular tu blog, cuenta de Twitter, página de la empresa, subir presentaciones, indicar libros que estás leyendo, viajes que vas a realizar, eventos a los que asistirás… tienes muchos más medios a tu disposición: utilízalos. 

¿Quieres conseguir recomendaciones? Recomienda tú a otros, probablemente te devolverán el favor. Siempre puedes elegir no mostrar una recomendación si no te convence. Especialmente en el extranjero, es un valor imprescindible (en España estamos menos acostumbrados a este concepto). 

Conseguir ventas 

Las recomendaciones tienen bastantes cosas en común con los dos puntos anteriores. 

Sigue a empresas que identifiques como posibles clientes: en la página de la empresa objetivo puede que encuentres, además, información interesante sobre sus productos y servicios, además de datos de contacto. Los trabajadores de la empresa que estén en Linkedin aparecerán ahí: encontrarás a comerciales, directores de área, y verás fácilmente a través de quién puedes llegar a ellos. Asimismo verás si alguno de tus contactos directos trabaja ahí (puede que no lo hiciera cuando conectaste y ahora sí). 

Sigue a tu competencia y analiza su actividad en la plataforma. 

Si tu empresa no tiene página en Linkedin créala o pide que la creen y colabora todo lo posible en que se desarrolle al máximo – ¡el cliente que contactes en Linkedin te mirará en Linkedin! Si la creas manda un email interno para que aquellas personas de la empresa que estén en Linkedin enlacen en su perfil la empresa, así ayudarás a tu compañía a ganar visibilidad. 

Considera seriamente pasar a una cuenta premium (el pago no tiene por qué ser personal, lo puede realizar tu empresa por ti): te permitirá mandar algunos mensajes de presentación al mes a gente que no conoces directamente, mejora tu visibilidad, te identifica como miembro activo y profesional de la plataforma, te permite utilizar algunas funciones tipo CRM: clasificar perfiles, añadirles notas, guardar búsquedas… imprescindible para un uso intensivo profesional. 

Utiliza los grupos: y si tienes la enorme suerte de que no esté creado algún grupo de alguna línea de actividad de tu compañía, créalo de inmediato y gestiónalo. ¡Ojo! No crees grupos de empresa, casi nunca vale la pena. Intenta crearlos de actividades e intereses “Usuarios profesionales de Java” es mucho más interesante que “Empresa Sistemas Interactivos, S.L.”. Las marcas no estimulan, los intereses comunes a unas actividades concretas, sí. 

Explota las enormes capacidades de segmentación que te ofrece Linkedin al tener clasificados a los usuarios por empresa, puesto, geografía, antigüedad, tamaño de empresa, grupos de interés. ¿Qué más puedes pedir si buscas ventas? 

Visualiza Linkedin como una gran, continua, feria profesional. Es tu Salón del Automóvil (del Turismo, de Servicios Financieros, el SIMO…) 24 horas, 365 días al año. 

Reclutar personal 

Como hemos comentado antes, el trabajador que accede a la oferta por el canal de Linkedin ya está muy segmentado en forma positiva: uso de nuevas tecnologías, dinamismo… 

Publica tus ofertas en Linkedin. Es una funcionalidad de pago, pero los resultados merecen la pena. Los informes online hacen muy cómoda la selección por los criterios que definas. 

Realiza búsquedas booleanas (ver más arriba) y refina con búsquedas dentro de la propia plataforma. 

Únete a los grupos de interés del perfil que buscas y publica ahí también tus ofertas. Si no quieres afrontar el coste de la publicación de la oferta de empleo como tal, puedes sustituirlo por un “debate de empleo”. La visibilidad es menor y no genera informes de candidatos concretos, pero mucha gente verá la oferta y te pedirá detalles o accederá a la web donde la tengas disponible. 

Conclusión 

Linkedin es una plataforma asombrosa para el desarrollo profesional y el aumento de la productividad en todo tipo de procesos profesionales. Además, las perspectivas son de continuar con el crecimiento exponencial en próximos años: no puedes no estar en Linkedin, sea cual sea tu actividad profesional.

Fuente: Imágenes Bajo el Cristal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada