Ir a la web de Molina Ibáñez Consulting

lunes, 3 de diciembre de 2012

Ser una empresa social, un valor agregado

Los cambios históricos globales han provocado la aparición de problemas urgentes y complejos en lo social, económico, ambiental, etcétera, pero también han generado personas con la capacidad de hacerles frente y de retribuir de alguna forma a su comunidad, mejorando la capacidad de ésta para abordarlos.

Son los emprendedores sociales que, preocupados por las implicaciones del futuro, proponen y llevan a cabo ideas en respuesta a las diferentes demandas sociales tales como la pobreza, las enfermedades, el analfabetismo, el medio ambiente, vivienda, etc.
Pero, ¿Qué necesitas saber sobre el emprendimiento social? ¿Cómo llevar a tu negocio hacia esta dirección?, ¿Qué beneficios puedes generar y recibir?, ¿Cómo llevar el conocimiento al ámbito de los problemas? Son las cuestiones que guían el libro “Emprendedores sociales” de David Bornstein y Susan Davis, usando como vehículo la experiencia de asociaciones como
Ashoka y Endeavor, que impulsan ideas innovadoras.

Con la tesis de que el emprendimiento social es contagioso, los autores sugieren que hoy en día toda la gente tiene potencial de construir o transformar a las instituciones para proponer soluciones en pro de la sociedad. Sin embargo, quien intenta cambiar el sistema debe superar la apatía, la costumbre, la incomprensión y la incredulidad de quienes se oponen a las nuevas ideas

Otro punto importante en la lectura refiere a la diferencia entre emprendimiento social y empresarial, a fin de aclarar cuáles son las misiones de cada uno. Así, en los negocios se tiene que reflexionar en torno al propósito, objetivo y línea de fondo, mientras que el primero es claro que lo que busca es maximizar el impacto social, además de ayudar a otros a imaginar otras posibilidades, pero ambas requieren de visión e iniciativa.

¿Por qué ser una empresa social?
Para los empresarios el emprendimiento social trae consigo nuevas oportunidades para generar beneficios, entre ellos:
Crean una ruta de acceso a grandes mercados que han sido subatendidos por las empresas tradicionales.
Proyectan una mejor imagen.
Desafían la idea de que la gente se dedique a hacer negocios para acumular dinero.
Pueden ser un vehículo para satisfacer una amplia gama de metas y deseos.
Transforman los negocios cuando ayudan con acciones sociales.

Éstas son sólo algunas de las ventajas que conlleva ser una empresa social. Para saber otros puntos acerca de cómo ser una persona propositiva, no puedes dejar de leer la obra “Emprendedores sociales”.

David Bornstein es periodista y escritor especializado en innovación social. Ha escrito tres libros sobre emprendimiento social. Es fundador de Dowser.org, un sitio web de negocios cuyo contenido está orientado a la innovación social.

Susan Davis es líder en desarrollo internacional e innovación de la sociedad civil. Es fundadora, presidenta y directora general de BRAC USA, organización creada para apoyar a BRAC: afincada en Bangladesh, es la organización no gubernamental más grande del mundo. BRAC USA presenta su innovador enfoque de desarrollo para mejorar la salud, la riqueza y el bienestar de las mujeres más pobres de África y otros países asiáticos.

Fuente: Página web El Empresario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada